Hace Falta un Mesias




Desde que el hombre desobedeció a Dios se hizo necesaria la presencia del Mesías en el mundo. El Mesías hace falta en todos los pueblos de la tierra, crisis en todas las personas, cuando se ven en peligro, cuando vemos que se nos quiebra la vida.

Hermanos, ¿quién no ha pasado por crisis, amarguras y sufrimientos?. Todos, porque todos somos frágiles. Si, los hermanos somos seres débiles, frágiles en las adversidades. Cuando estamos rebozando de salud y poder, parece que se nos olvida el Mesías, Jesús, el salvador del mundo.

Mesías, El Ungido es Jesús, el Hijo de María de Nazaret, que Dios desde la liberación de Egipto, pasando por el destierro babilónico, va revelando al pueblo de Israel que vendrá la liberación definitiva después.

El Ungido (Mesías), tomó forma en el Rey David, con la diferencia que el Mesías aventajará a todos los soberanos de la tierra y establecerá un Reino Universal de justicia.

Dios que siempre revela la verdad, hizo ver a Isaías que la mayoría más creyente de Israel concibió que el Mesías será un servidor de Yavé, del pueblo humilde, y nadie sabía esto.

Todo quedó claro, en el diálogo, entre Jesús y sus discípulos, Pedro no dudó diciendo: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios Vivo”; cuya venida a este mundo, celebramos con la belleza de la fe y las devociones populares.

Hermanos en algún momento de la vida personal, en las oraciones, hemos clamado: “Señor ven hasta donde yo estoy y sálvame, sácame para estar siempre a tu lado.

Todos los lugares donde impera la violencia, el Señor no se manifiesta, porque no lo aceptan, no tienen fe en él. El Señor está aquí

El Señor, el Mesías ya vino y está entre nosotros, esperando que quien tenga necesidad de su presencia lo llame con esa entrega del ciego de Jericó que le gritó con insistencia: ¡Señor Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí” Jesús, le respondió ¿Qué quieres?. El ciego contestó: ¡Que yo vea! ¡Tú fe te ha salvado! replicó Jesús.

De verdad que las dos cosas son fundamentales: ver la realidad del mundo y de la vida plena, la fe en Jesús, el Mesías anunciado: el Camino, la Verdad y la Vida.

Hermanos, en estas posadas, se presenta una bella oportunidad para celebrar el advenimiento de Jesús, la revelación histórica de Dios en el mundo. Dichosos nosotros que vivimos en un tiempo de gracia, que podemos escucharle en su palabra, ¡Sigamosle, hermanos, sin vacilar! ¡Únete a las marchas de fe que realizamos en nuestras colonias y el mundo. Sin embargo los menos estamos aquí, la mayoría están en los centros de discipación mundana.

4 comentarios:

Karen dijo...

Estamos en tiempo de adviento. Un tiempo de preparacion para la venida de Nuestro Señor Jesucristo, y esto no significa que el no se encuentre con nosotros, pero si es un tiempo apto para comenzar una vez más, y dejar que nuestro corazón sirva como pesebre a Jesus nuestro redentor. Es tiempo volver a nacer pero que esta vez nuestra mirada este puesta en EL MESIAS.

Anónimo dijo...

ESTO ES INSPIRADOR Y NOS LLAMA A TODOS A ESPERARLO CON EL CORAZON ABIERTO Y CREO QUE TODOS LOS FIELES CRISTIANOS CATOLICOS LO ESPERAMOS CON EL CORAZON ABIERTO.

Anónimo dijo...

ESTO ES INSPIRADOR Y NOS LLAMA A TODOS A ESPERARLO CON EL CORAZON ABIERTO Y CREO QUE TODOS LOS FIELES CRISTIANOS CATOLICOS LO ESPERAMOS CON EL CORAZON ABIERTO.

YO CREOP QUE LO TENEMOS QUE COMUNICAR A TODOS LOS QUE NO TIENEN ACCESO AL BLOG, PONGAMOSLO COMO UN RETO PARA ESTE TIEMPO.
M.ALVARADO.

Anónimo dijo...

hola ps muy bueno